3 ago. 2014

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO COMUNERO

ENFRENTEMOS EL GOLPE DE ESTADO INSTITUCIONAL CONTRA LAS COMUNAS
CONSTRUYAMOS COMUNAS DEMOCRÁTICAS Y PARTICIPATIVAS
El Movimiento Comunero felicita a los Juntistas y Vecinos que, con su rápida y eficaz acción judicial, obtuvieron el amparo y la medida cautelar del Juez Ferrer, dejando sin efecto el Decreto 251/14, hasta tanto se decida sobre el fondo de la cuestión.
Este segundo éxito judicial importante contra la política de vaciar las Comunas – las declaraciones de inconstitucionalidad e ilegalidad del Decreto 376/11 que creó las UAC, por parte de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario fueron el primero – no debe, sin embargo, hacernos creer que obtuvimos un triunfo decisivo en la lucha contra la política anti-comunas del Gobierno de la Ciudad. Que las UAC sigan vigentes en los hechos, mientras al Superior Tribunal de Justicia sigue sin pronunciarse sobre el fondo de la cuestión a más de siete meses de llegar a sus manos, es una muestra de lo que van a intentar que suceda con los amparos y la medida cautelar contra el Decreto 251/14. No cabe duda que la reciente cautelar constituye un paso importante. Pero necesita ser apoyada con otras acciones que consoliden, amplíen y profundicen el éxito logrado, para empezar a revertir esa política que ataca la Constitución y la Ley 1777.

Porque no estamos enfrentando “errores casuales” del Gobierno de la Ciudad; estamos enfrentando una violación deliberada y sistemática de la Constitución de la Ciudad y de la Ley de Comunas, configurando un verdadero golpe de estado institucional contra las Comunas. Perfectamente planificado y ejecutado, mediante la retención en el Poder Ejecutivo de las funciones, poderes y recursos que deben tener las Comunas, prolongando así el ejercicio de funciones que no les corresponden y usurpando las funciones comunales. Basta constatar al respecto:
que apenas asumió este Gobierno incumplió la ley 2405 que le mandaba convocar elecciones comunales el 10 de Agosto del 2008;
que demoró cuatro años para confeccionar los padrones electorales Comunales y tuvo que ser obligado por el Tribunal Superior de Justicia a convocarlas en el año 2011;
que hizo una campaña sistemática de desinformación pública sobre la existencia y el significado de las Comunas;
que desconoció la existencia de los Consejos Comunales integrados por los vecinos y organizaciones de los barrios y creó por Decreto los Preconsejos Consultivos Comunales;
que le cambió de nombre a los CGPC y bajo el nombre de UAC siguió reteniendo en sus manos las funciones que debían trasladarse a las Comunas;
que no respetó la autonomía ni el carácter colegiado de las Juntas Comunales electas por la ciudadanía ni el status legal y participativo de los Consejos Consultivos Comunales;
que no les transfirió las competencias exclusivas de las Comunas ni les permitió ejercer las competencias concurrentes que lo obligan a consultar con las Comunas las obras, políticas y proyectos de impacto en los barrios;
que no les otorgó jurisdicción presupuestaria impidiendo que tuvieran recursos propios para cumplir con sus funciones;
que intentó modificar sustancialmente la Ley de Comunas
y que, por último, intenta avasallar directamente las Comunas nombrándoles Gerentes y Subgerentes preparados durante año y medio en la Secretaría dirigida por Macchiavelli para “manejar “las Comunas desde el poder central.
Muchos y diversos son los motivos que pueden adjudicarse a esta política sistemática contra las Comunas, pero uno resulta claro e incuestionable:busca impedir que los vecinos participemos institucionalmente en el control y en la propuesta de obras y acciones para nuestros barrios.
La realidad muestra que son miles y miles los porteños que se ocupan de controlar las acciones gubernamentales y de pensar obras y acciones para mejorar sus barrios; una infinidad de propuestas sobre los asuntos más diversos que inciden en la vida ciudadana y un sinnúmero de amparos, lo demuestran. Las pocas veces en que las autoridades comunales elegidas cooperaron con los vecinos en la elaboración y ejecución de sus propuestas, poniendo en práctica la democracia participativa comunal, ponen de manifiesto el riquísimo potencial de las Comunas para mejorar la ciudad y la vida de los porteños. El Plan Verde de Iniciativa Comunal para Ahorro de Energía es un ejemplo de esto.
Lo cierto es que la institucionalización de la democracia participativa a través de las Comunas, posibilita la activa participación vecinal para expresar y concretar la ciudad que queremos los vecinos, en lugar de que nos impongan una ciudad que solamente conviene a los grandes negocios inmobiliarios, turísticos, del espectáculo, etc. Eso es lo que está verdaderamente en juego cuando planteamos la necesidad de enfrentar la política anti-comunas del Gobierno de la Ciudad y construir Comunas democráticas y participativas.
Por ese motivo el Movimiento Comunero se suma y aplaude las acciones tomadas por vecinos, militantes, Consejos Comunales, Juntistas Comunales y Legisladores para lograr la derogación del Decreto 251/14 e insta a todos quienes estamos comprometidos en lograr Comunas democráticas y participativas, a coordinar y realizar acciones conjuntas por encima de cualquier diferencia:
Ø       POR LA DEROGACIÓN DE LOS DECRETOS 251/14 Y 376/11
Ø       POR LA INMEDIATA TRANSFERENCIA DE PRESUPUESTOS PROPIOS Y COMPETENCIAS A LAS COMUNAS
Ø       POR EL FUNCIONAMIENTO PLENO DE LA JUNTA COMUNAL COMO CUERPO COLEGIADO Y DE LOS CONSEJOS COMUNALES COMO ORGANISMOS DE PARTICIPACIÓN POPULAR DE LOS VECINOS
Ø       POR LA MODIFICACIÓN SUSTANCIAL DE LA POLITICA GUBERNAMENTAL CONTRA LAS COMUNAS

Buenos Aires, 30 de Julio de 2014

MOVIMIENTO COMUNERO
www.movimientocomunero.com.ar