19 abr. 2015

A Rusia con amor Por Victoria Ginzberg


CRISTINA KIRCHNER VIAJO A MOSCU Y SE REUNE CON PUTIN


El encuentro entre los presidentes será el jueves y antes habrá un foro empresarial. Varios ministros participarán de la visita y se espera la firma de varios acuerdos. La represa Chihuido, la sexta central nuclear y negociaciones entre YPF y Gazprom en la agenda.

Comercio. Política. Producción. Energía. Industria. Cultura. La visita que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner realizará esta semana a Moscú, donde se reunirá con el presidente Vladimir Putin, abarcará numerosas y variadas áreas. La comitiva oficial incluirá una delegación importante de empresarios que buscarán hacer negocios. En términos políticos, en la Cancillería señalan que se trata de “reforzar la independencia de la política exterior argentina y la voluntad de buscar fuentes alternativas de financiamiento y transferencia de tecnología”. La represa hidroeléctrica Chihuido I, ya adjudicada, y el avance en las negociaciones sobre una central nuclear de uranio enriquecido y agua liviana tendrán una presencia destacada en el diálogo bilateral, así como la firma de un memorándum de entendimiento entre la empresa estatal rusa Gazprom e YPF.

La Presidenta partió anoche desde Buenos Aires en un viaje que realizará en etapas debido a la recomendación de los médicos. Se espera que llegue a Moscú el martes. CFK estará en Rusia acompañada por varios miembros del gabinete. Además del canciller Héctor Timerman, participarán de la visita los ministros de Defensa, Agustín Rossi; de Cultura, Teresa Parodi; de Agricultura, Carlos Casamiquela; y de Industria, Débora Giorgi. El ministro de Economía, Axel Kicillof, se incorporará a la comitiva luego de su estadía en Estados Unidos, donde participó de la Asamblea de Primavera del FMI y el Banco Mundial. Con él estuvo el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Carlos Bianco, quien también irá a Moscú, ya que es el organizador del Foro Empresarial que se realizará el miércoles próximo, un día antes del encuentro entre los presidentes. También se sumará desde Estados Unidos el CEO de YPF, Miguel Galuccio, que el martes hablará en Houston en la CeraWeek, el congreso energético más grande del mundo.
El ministro de Planificación, Julio De Vido, se adelantó al resto y ya se encuentra en Rusia. Como ocurrió con el viaje que realizó la Presidenta a China en febrero, donde se firmó la orden de inicio para la construcción de las represas hidroeléctricas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic y el acuerdo para el trabajo conjunto en la cuarta central nuclear, en Moscú se avanzará en direcciones similares. En este sentido hay dos proyectos en marcha con la administración de Putin.
n El complejo Chihuido I: En diciembre del año pasado se firmó la adjudicación de la obra (una represa y una central hidroeléctrica) que se realizará sobre el río Neuquén, contará con 4 turbinas y con una potencia instalada de 637 megavatios hora. El consorcio que se adjudicó la obras está integrado por las empresas argentinas Helport (Grupo Eurnekian) Chediack; Panedile; Eleprint; Hidroeléctrica Ameghino, la española Isolux Ingeniería y la rusa Inter Rao, que tendrá a su cargo la financiación del proyecto a través del Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de la Federación Rusa.
n La sexta central nuclear: Durante el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso el 1º de marzo pasado, la Presidenta anunció el proyecto de la sexta central, que se realizaría con tecnología rusa, es decir, en cooperación con la empresa Rosatom. Será una central de uranio enriquecido y agua liviana.
Gazprom es la mayor compañía de Rusia, tiene más de 400 mil empleados, controla el 15 por ciento de las reservas mundiales de gas y está interesada en invertir en la Argentina. Galuccio se reunirá con su par de esa empresa, Alexei Miller, con quien ya tiene una relación. Es altamente probable que ambos firmen un memorándum de entendimiento sobre diversas posibilidades de cooperación entre las compañías.
Está previsto que el miércoles unos 50 empresarios participen de reuniones de negocios con contrapartes locales en el Foro Empresarial Argentino Ruso organizado por la Cancillería. Los rubros de interés en el evento serán, entre otros, los de alimentos y bebidas, bienes y servicios para la industria del petróleo y gas, maquinaria agrícola, turismo, farmacéutica, tecnología para GNC. La ministra de Industria ya recibió la semana pasada a empresarios de gas natural comprimido (Galileo, Aspro y Agira) que ya tienen experiencia comercial con Rusia y que podrían exportar bienes y servicios por 200 millones de dólares.
Pero no todo el viaje girará en torno de las relaciones comerciales y de las posibilidades de inversión. La visita implicará una asociación de amistad al más alto nivel y abarcará todas las áreas posibles, desde las culturales hasta las espaciales. Este año se cumplen 130 años del inicio de las relaciones bilaterales. El año pasado, durante la visita de Putin a Buenos Aires, se acordó celebrar jornadas culturales recíprocas. Y en ese marco, en Rusia se inaugurará una muestra sobre la figura de Eva Perón.
En el área de Defensa, versiones periodísticas señalaron que había negociaciones para comprar aviones pero desde el ministerio las desmintieron. Durante la gestión de Nilda Garré se adquirieron dos helicópteros MI 17 y existía la intención de llegar a cinco pero, por el momento, la negociación del financiamiento está complicada. Más allá de las posibilidades de realizar esas adquisiciones, Rossi firmará con su par ruso un acuerdo de cooperación militar que incluirá intercambios de experiencias y formación, con posibilidades para que militares rusos hagan cursos en la Argentina y viceversa.
En la reunión entre CFK y Putin en el Kremlin seguramente se hablará de la situación internacional, en la que ambos mandatarios tienen visiones comunes. Rusia es un buen aliado en el reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas y el Gobierno está agradecido porque Putin fue quien introdujo en la última cumbre del G-20 –que se realizó en Brisbane– el tema de la reestructuración de las deudas soberanas, que luego fue mencionado en el documento final. En julio, cuando estuvo en Buenos Aires, Putin afirmó: “La Argentina tiene su propia opinión y posición en asuntos internacionales, tiene su propia opinión soberana, algo que es muy importante y bastante raro en el mundo de hoy y valoramos altamente esta posición”.