21 abr. 2014

LA HORA DEL BRICS. por Boris Aleksic (Abogado graduado, politólogo y diputado de la Asamblea Nacional de la República de Serbia con mandato cumplido) Tr. RAUL RADAKOFF


El imperialismo estadounidense se estableció por décadas. En primer lugar, la Doctrina Monroe ha servido a Washington como una "cerca" alrededor de las Américas y las puso bajo su control.

El acuerdo de Bretton - Woods y el acuerdo de Richard Nixon con Arabia Saudita creó un sistema financiero global dominado por el dólar de EE.UU., y con el que ellos controlan la economía mundial de hoy.
Moscú y sus aliados decidieron derribar ese orden, lo cual puede resultar en un colapso del imperio americano, la disolución de la OTAN y la UE.
La Doctrina Monroe de 1823: James Monroe, Presidente de los Estados Unidos declaró la zona el continente americano, un ´rea donde Washington se adjudica derechos y privilegios especiales. Aunque se presenta como "aislacionista" Esta doctrina ha permitido a los Estados Unidos intervenir en América Central y del Sur 784 veces en el período 1898 - 1964.

En la Casa Blanca esa estrategia era justificada para mantener la separación entre las potencias europeas y sus colonias, y más tarde por la protección de su "patio trasero" de la presencia del comunismo.
Washington utiliza este último argumento con gran intensidad después de la Segunda Guerra Mundial hasta hoy.
En Europa la lucha contra el comunismo le permitió el aumento constante en el número de bases militares que "protegen" al viejo continente de la amenaza de la Unión Soviética , y en la actualidad de Rusia (Aunque el comunismo ya sea cosa del pasado)

Sin embargo, Estados Unidos no sería la potencia más fuerte del mundo si no fuera porque han desarrollado un sistema que les permite dominar la economía mundial.
Ellos no estuvieron directamente amenazados durante la Segunda Guerra Mundial que paralizó a los países más significativos de Europa.
La guerra dio un gran impulso a la economía de EE.UU., que impuso sus propias reglas de juego gradualmente a lo largo del mundo. Volviendo a la economía más y más especulativa y parasitaria. La piedra angular de esta política ha sido la conversión de los dólares en la moneda de reserva mundial (unidad de cuenta).

George Kennan Jefe de Planificación Estratégica del Ministerio de Relaciones Exteriores (Durante el gobierno de Truman) se complace en hacer la declaración de que los EE.UU. tienen alrededor del 50 por ciento de la riqueza del mundo, pero sólo el 6,3 por ciento de la población, y que por ello no pueden escapar de la envidia y el resentimiento de los demás, y que por lo tanto la tarea más importante en el próximo período será idear una forma de relación que les permita conservar su desproporcionada posición.

Y esto fue lo que ocurrió. En una conferencia internacional en Bretton -. Woods en 1944 se adoptó el sistema de tipos de cambio fijos y el dólar entonces es aceptado como la moneda de reserva mundial. Durante los años setenta, la proporción de dólares en reservas internacionales alcanzó casi el 85 por ciento.
Hoy el dólar de EE.UU. representa alrededor del 60 por ciento de la moneda de reserva del mundo. El sistema de Bretton Woods se derrumbó en 1971, cuando el entonces presidente de EE.UU. Richard Nixon abandonó el patrón oro y firmó un acuerdo con Arabia Saudita sobre la base de los cuales se utilizaría exclusivamente el dólar de EE.UU. como moneda de cambio en el comercio de petróleo, de ese modo las ganancias mostruosas del negocio petrolero mantendrían los bonos del gobierno EE.UU.

El respaldo en oro para el dólar se convirtió en respaldo del petróleo. Así nació el petrodólar. Desde entonces el mundo para comprar petróleo sólo utiliza el dólar de EE.UU., y cada país importador de petróleo automáticamente convierte sus excedentes en moneda EE.UU., para poder comprar petróleo.
Más tarde se extenderá esa negociación obligada en dólares estadounidenses a otros combustibles como el gas natural. Así, por ejemplo: Si Rusia y China firmaron un contrato por la venta de petróleo o de gas, aunque los EE.UU. no esté involucrado en este negocio, el precio se calcula en dólares estadounidenses. Este diseño permitió a la élite financiera estadounidense imprimir grandes cantidades de dólares.
Entonces el Sistema de la Reserva Federal (Banco Central de los Estados Unidos, que es de propiedad privada) puede imprimir dinero sin ningún control.

A mediados de la década de 1990 uno de cada seis billetes de dólar en circulación estaba cubierto con la producción y el ahorro real. A principios de la siguiente década se produjo una explosión de dólares ficticios. Sólo entre 2001y 2005 las Reserva Federal ha introducido más dólares en circulación que durante los últimos 200 años. Este sistema permitió a la dominación del dólar de EE.UU., el predominio de la economía de EE.UU. y su poder armado. Es de esta manera, que Washington financió su ejército y las campañas militares en todo el mundo.

Pero los principales países BRICS no quieren más que cada negocio se exprese en dólares estadounidenses y por lo tanto seguir fortaleciendo la hegemonía de EE.UU.
Rusia y China han atacado abiertamente el petrodólar. China, que en sus manos tiene 1.300.000.000.000 en bonos del gobierno EE.UU. pidió la "Desamericanización" de la economía mundial y la abolición de la condición del dólar como moneda de reserva global.
Beijing en marzo abrió dos centros económicos en Londres y Frankfurt, a través de los cuales se llevará a cabo el comercio internacional de RMB.
Desde marzo de 2014 comenzó la caída de los precios de los bonos del gobierno EE.UU. provocada por la noticia de que los inversionistas extranjeros vendieron una cantidad récord de títulos del Tesoro de EEUU y que el monto de estos bonos en su poder disminuyó en 102.5 mil millones Fue en este período, que China ha vendido un número muy significativo de bonos del gobierno EE.UU..

Rusia y China oficialmente anunciaron en 2009 que han tomado medidas para reducir la cantidad de dólares en sus reservas de divisas, y que van a producir una presión adicional sobre la moneda de EE.UU. y ya han afectado el equilibrio económico global.
Rusia ha dicho que continúa disminuyendo la proporción de dólares en sus reservas de divisas, a menos del 50 por ciento, debido principalmente a la mayor participación de euros. Además el vicepresidente primero del Banco Central de Rusia, Alexei Uljukajev dijo que quiere incluir en su crtera de reserva otras dos o tres monedas.

Pero la crisis en Ucrania y las sanciones a Rusia aceleró esta estrategia. Rusia y China han comenzado a considerar la posibilidad de introducir su propio sistema de pago. Ellos esperan que el apoyo de la India y de otros países miembros de BRICS muy pronto.

El Asesor del Kremlin, Sergei Glazijev dijo que si los EE.UU. imponen sanciones a Moscú por la crisis de Ucrania, Rusia podría reducir a cero su dependencia económica de los EE.UU., lo que conducirá al colapso del sistema financiero de EE.UU. Además, Irán y Rusia ya están ultimando los preparativos para el contrato de permuta " petróleo por alimentos ", por un valor de US $ 20 mil millones. De acuerdo a sus términos, Moscú compraría cerca de 500 mil barriles de petróleo diarios, a Teherán que recibiría a cambio alimentos y equipos.

El ministro de Economía ruso Alexei Uljukajev ya ha asesorado a los empresarios rusos a girar los tratados internacionales eliminando al dólar y cambiando al rublo y otras divisas. A continuación, el consejero delegado de Banco VTB Andrey Kostin dijo que Gazprom, Rosneft y Rosoboroneksport (mayor exportador de Rusia de armas) pueden empezar de inmediato el comercio internacional en rublos a través del sistema bancario ruso. El Director Igor Sechin de Rosneft ha llamado a la creación de un nuevo sistema de comercio de gas natural, lo que implicaría el uso de las monedas regionales. Los acuerdos internacionales celebrados por Rosneft con sus socios en China y la India no incluyen más el dólar EE.UU.

Todos estos movimientos por Moscú y Pekín son, evidentemente, bien coordinados y representan un severo golpe a los petrodólares y el sistema económico estadounidense. Si pierden esta batalla los Estados Unidos, ya no serán el país más poderoso del mundo, y van a sufrir el destino de la libra esterlina que era ants que el dólar la moneda de reserva dominante en el mundo. El imperio estadounidense se derrumbará como un castillo de naipes. Esto llevaría a la disolución de la OTAN y probablement arrastre a la UE al cementerio también. Es por esta razón que la Casa Blanca ha comenzado a amenazar con la guerra en el Mar Meridional de China y en Ucrania, mientras que la doctrina militar de EE.UU., preparada para el siglo XXI señala como los más importantes objetivos estratégicos a Eurasia y el Pacífico. Sin embargo los movimientos decisivos de Moscú y Pekín han demostrado que ha llegado el momento de cambiar el trono de los líderes mundiales.