27 ago. 2010

Algo huele mal en el área de habilitaciones Por Eduardo Videla

 DENUNCIA CONTRA MACRI Y OTROS FUNCIONARIOS POR EL PERMISO OTORGADO A UN RESTAURANTE DE LUJO
Después de funcionar en forma clandestina durante cinco años, el restaurante Kansas, ubicado en terrenos del Hipódromo de Palermo, fue habilitado por el gobierno de Macri. La denuncia alcanza a los jefes de la agencia de control.
 La Justicia en lo Correccional investiga una denuncia contra el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, por la habilitación presuntamente irregular de un lujoso restaurante en terrenos del Hipódromo de Palermo. El restaurante funcionó clandestinamente desde 2004 y fue habilitado recién el año pasado por disposición firmada por el director general de Habilitaciones y Permisos, Martín Farrell, también denunciado en esa causa. La presentación, realizada por un particular, objeta que se hubiera otorgado un permiso por vía administrativa en una zona catalogada como UP (Urbanización Parque) y APH2 (Area de Protección Histórica) sin que se hubiera tramitado “la excepción mediante una ley de doble lectura y con audiencia pública”. La denuncia, por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, involucra además a dos ex titulares de la Agencia Gubernamental de Control de la cual depende Habilitaciones, Federico Young y Pablo Bourlot.
La denuncia fue presentada por Marcelo Gey, ex legislador en la Cámara de Representantes porteña entre 1973 y 1976, quien incluyó a Macri en la presentación judicial, ya que le hizo llegar al jefe de Gobierno varias notas con denuncias acerca de la supuesta habilitación irregular del restaurante. Gey cuestiona en su presentación la falta de reglamentación de la ordenanza que declara APH al Parque Tres de Febrero, lo que permitiría determinar cuáles son los usos permitidos para esa área. “Si no están delimitados los usos, las habilitaciones quedan a criterio de la autoridad administrativa, para cada caso, lo que da pie a posibles hechos de corrupción”, afirmó el denunciante.
Para habilitar el restaurante, en la disposición firmada por Farrell se cita como fundamento la autorización otorgada por la Dirección de Interpretación Urbanística, en 2003. “El problema es que una disposición no puede modificar una ley, la única que puede hacerlo es la Legislatura con una ley de doble lectura y con audiencia pública”, insistió el denunciante en la presentación judicial.
Consultado por Página/12, el adjunto de la Defensoría del Pueblo porteño, Gerardo Gómez Coronado, opinó que “los comercios que pueden habilitarse en una Urbanización Parque deberían ser aquellos que estén vinculados con el uso principal del parque, de manera que la gente que concurre al lugar los pueda aprovechar, como pueden ser un puesto de panchos o de bebidas. No parece ser el caso del restaurante, ya que la gente que allí concurre no es la que va al parque, va directamente a ese lugar”, afirmó.
Gómez Coronado sostuvo que “las habilitaciones deben otorgarse por ley”, pero admitió que “existe en la administración otra interpretación, que permite habilitar a partir de un dictamen de Interpretación Urbanística”.
La denuncia contra Macri, Farrell, Young y Bourlot quedó radicada en el Juzgado en lo Correccional Nº 2, a cargo de la jueza Graciela Angulo, bajo el número de causa 14.381. Tanto en ese juzgado como en la Secretaría Nº 58, donde se tramita la causa, se negaron a dar información ante una consulta de este diario.
No es ésta la primera denuncia que involucra al área de Habilitaciones, a cargo de Farrell. Después del recital del grupo de rock Viejas Locas, en el estadio de Vélez Sarsfield, donde un joven resultó con heridas que le provocaron la muerte, se denunció al director de Habilitaciones en la Justicia contravencional por “omisión de recaudos”, ya que se autorizó la venta de entradas el 16 de septiembre de 2009, dos meses antes del concierto, pero el permiso con la cantidad de público para el espectáculo fue otorgado recién el 13 de noviembre, un día antes del recital, cuando ya casi todas las entradas estaban vendidas. Una denuncia similar realizó la Fiscalía Contravencional en 2009 por la presentación de la cantante Laura Pausini en el club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA).
Farrell también autorizó este año un recital del grupo Green Day en el Parque de los Niños, un espacio público, sin la autorización del Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Las entradas estaban a la venta desde el 28 de mayo y, recién días atrás, se confirmó que el concierto, previsto para octubre, no se llevará a cabo en ese lugar, sino en la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, un espacio privado en Costanera Sur.
El caso de Farrell es llamativo: permanece en ese cargo clave desde el comienzo de la gestión del PRO, pero al que ya renunciaron tres jefes de la Agencia Gubernamental de Control: Young, Bourlot y el dirigente de Boca Juniors Raúl Oscar Ríos.
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-152062-2010-08-27.html